La vida en las empresas en la era de la COVID-19

La pandemia del coronavirus está haciendo que muchas empresas se replanteen su forma de trabajar. Surgen dudas acerca de cómo gestionar las vacaciones de los empleados o sobre la mejor forma de encarar los procesos de selección con los condicionantes que impone la crisis sanitaria que vivimos. En este post nos centramos en este segundo aspecto. 

Los procesos de selección están cambiando a todos los niveles. Es decir, ya se trate de cubrir puestos intermedios, puestos directivos o de prácticas. En todo caso, hemos de amoldarnos a la nueva realidad. ¿Cómo es esta nueva normalidad aplicada a los procesos de selección? 

Si los reclutadores siempre están analizando la personalidad de los candidatos, ahora también. Personas que se postulan para ocupar un puesto y de las que se valora su capacidad de adaptación. En este sentido, es esencial que el futuro empleador no tenga la sensación de que las vidas laborales de los aspirantes se detuvieron durante los meses de confinamiento. La situación provocó que muchas personas perdieran su trabajo. Sin embargo, muchos aprovecharon ese tiempo para adquirir habilidades nuevas. Y en Cezanne HR sabemos que esto siempre es algo positivo en una entrevista de trabajo.  

Cambios en la forma de trabajar y de contratar

La pandemia está cambiando la forma de trabajar, entre otras cosas, resaltando las bondades del teletrabajo. En este escenario, los encargados de los procesos de selección evalúan las nuevas capacidades de los empleados y, a veces, también su resistencia a las adversidades. 

Las herramientas online como las desarrolladas por Cezanne HR cada vez tienen más peso. De hecho, muchos han aprovechado el confinamiento para reciclarse y adquirir destrezas relacionadas con el mundo digital. Algo que denota proactividad, búsqueda de mejora y ganas de sacar provecho a las situaciones, por complicadas que estas sean. 

En un futuro, parece que los procesos de selección serán más rápidos, flexibles y adaptados a la disponibilidad de cada persona. Además, el trabajo en remoto cada vez tendrá más presencia y por eso los canales de comunicación habrán de trabajar para adaptarse a lo que supone el trabajo a distancia. Para que las organizaciones no pierdan operatividad.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete Ahora