¿Nos inclinamos por un liderazgo elefante o más bien por una gestión tigre?

newsEl otro día cayó en mis manos, casi por casualidad, un artículo firmado por la escritora y periodista Priyanka Sharma-Sindhar, publicado en The Atlantic en el que se definía a sí misma como una madre elefante que dispensa a sus hijos la necesidad de resistir y desarrollar coraje, ofreciéndoles un lugar cálido y seguro en el que puedan ser tan pequeños o grandes como sientan que lo son en determinado momento. Esta teoría, que contrasta con la de las “madres tigre”, aquellas que creen en la disciplina y la estructura que generan un estilo de crianza muy diferente del que exhiben las madres elefantes, me hizo pensar en qué tipo de líderes queremos ser dentro de nuestras empresas, qué tipo de jefes queremos que nos dirijan o qué tipo de colaboradores queremos incorporar a nuestras plantillas.

En la empresa, como en la vida misma, también se pueden identificar estas tendencias materno-filiales y encontrarnos jefes elefantes, que sobre-protegen el trabajo de sus empleados, que miman sus recursos, que predican con el ejemplo y que son capaces de ponerse enérgicos cuando la situación lo reclama, siempre desde la postura del entendimiento y el “cariño”. Pero también podemos encontrarnos la misma figura con un perfil absolutamente diferente. El jefe que apuesta por la disciplina, por la excelencia y el rigor, dejando un margen nulo a la creatividad, a la imaginación e, incluso, a la celebración de los éxitos cosechados.

Un camino intermedio para transitar

Los jefes elefantes, añado yo de mi propia cosecha, serían pues, aquellos que apuestan por inculcar capacidades a sus empleados para abordar con éxito sus tareas y también para sobreponerse en los períodos de crisis, de adversidad. Son esos jefes que alimentan la parte emocional del empleado impulsando el trabajo colaborativo, el sentimiento de pertenencia, la solidaridad.

Los jefes tigres por el contrario, a mí se me representan como aquellos que son capaces de anteponer la productividad a cualquier otra cosa. Todo lo tienen calculado, estipulado, parametrizado o protocolarizado. Hay poco margen para la innovación, entendida ésta, como una manera diferente de hacer o de pensar. Buscan la excelencia, y generalmente la consiguen, aunque en el camino pierdan otras cosas como la ilusión por el trabajo, el clima positivo, el disfrute de los éxitos o, sencillamente, el deseo de compartir  ideas con los demás.

Ni uno ni otro, bajo mi punto de vista, son el modelo perfecto para alcanzar el éxito. De hecho, creo que podríamos identificar tantos modelos casi como individuos hay dentro de una organización. Y seguramente el verdadero secreto del éxito sea conjugar las bondades individuales con las ventajas del equipo. Después hay muchos matices, obviamente, pero en el equilibrio, seguramente esté la virtud.

Y para lograr ese equilibrio, sin duda hay que ser flexibles y en ambos casos, hacer concesiones a un lado y a otro. La frustración en el trabajo, como en cualquier otra disciplina de la vida no es buena, pero aprender a tolerar esa frustración, es lo que permitirá encontrar el camino intermedio por el que poder transitar sin renunciar a la felicidad pero tampoco al esfuerzo y a cierta disciplina.

La tecnología debe apoyar la gestión, sea cual sea el perfil predominante

Ahora, ¿cómo saber qué perfil predomina, ya no sólo en la cúpula directiva de una empresa, o en los departamentos estratégicos de la misma, sino en la fuerza de trabajo que la compone? ¿Cómo determinar si nuestra organización está compuesta por un perfil de trabajadores elefantes o, si por el contrario la conforman una manada de tigres? Y, más interesante aún, ¿cómo gestionar todos esos perfiles para darle a cada uno lo que más le ayude en el desempeño de sus tareas?

En cuanto a la estrategia podríamos teorizar sobre diferentes formas de abordar el tema, pero desde la parte operativa, sólo con la ayuda de la tecnología podemos plantear la identificación, la selección, la ubicación e incluso, la recompensa al talento, sea cual sea su perfil. Cezanne OnDemand es una solución de gestión de recursos humanos online para todo tipo de empresas que dibuja, por un lado, el perfil ideal para cubrir una vacante, pero que además, permite gestionar todo el proceso laboral aportando soluciones innovadoras a situaciones concretas. Retribución variable, flexibilidad laboral, optimización de las ausencias, control de gastos, todos son elementos que pueden o no, formar parte de un todo, pero que deben ser gestionados de manera coherente y precisa.

 

 

También te puede interesar...

Reservar una Demo

Si desea ver una demo de la solución de RRHH SaaS, por favor, rellene este formulario.

Haremos un uso responsable de sus datos personales – por favor, lea atentamente nuestra Declaración de privacidad.