¿Cómo conseguir que te aprueban tu iniciativa de bienestar en el trabajo?

¿Qué crees que es lo más importante para la organización en la que trabajas? ¿Que los empleados estén contentos o simplemente que aporten beneficios al negocio? Seguramente, pensarás, que lo ideal, es una combinación de ambas cosas, ¿no?

Desde luego, es necesario encontrar el equilibrio que permita garantizar el bienestar de las personas que trabajan en la organización y, por supuesto, aumentar su rentabilidad y seguir siendo competitivos. Por lo tanto, es evidente la necesidad de invertir en programas de salud y bienestar en el trabajo. Los efectos pueden ser muy positivos y, van desde la propia percepción que tendrán los empleados, hasta el incremento de su motivación y, por tanto, un nivel mayor de compromiso con la organización que hará mejorar su productividad.

Por lo tanto, si tu empresa todavía está entre esas organizaciones que no lo acaban de ver claro, o que no están nada convencidas de ello, te recomiendo que no tires la toalla. Quizá todavía estás a tiempo de persuadir a los responsables para que inviertan en el bienestar de los empleados si eres capaz de mostrar sus efectos en el área comercial. ¿Cómo puedes hacerlo?

Evalúa la situación

Los departamentos HR suelen tener muchos datos que podrían ayudarte a conseguir la aprobación que buscas para los programas de salud y bienestar laboral. Creo que vale la pena dedicar el tiempo necesario para reunir toda la información y cifras que te permitan presentar a la cúpula un proyecto sólido y convincente. Si tienes un software de gestión HR eficiente, podrías, por ejemplo, presentar datos precisos y actualizados sobre los niveles de absentismo laboral que te ayudarán identificar, entre otras cosas, las principales causas asociadas a esas ausencias y a resaltar los puntos críticos.

También podrías tener en cuenta otras referencias de profesionales HR que trabajan en otras organizaciones relacionadas con el coste de la salud laboral o las reclamaciones del seguro médico para ver si su experiencia es parecida, o no, a la tuya. Estadísticas basadas en las edades de los empleados, las responsabilidades familiares que pueden tener, o la rotación de clientes, pueden dar peso a la evidencia, lo mismo que si tienes acceso a información relevante sobre sucesiones y brechas de habilidades y competencias. El feedback de tu última encuesta de personal puede ayudarte también a construir, tu propio caso, especialmente, si se está evidenciando una caída en la motivación del empleado o si aparecen síntomas de un mayor estrés en el trabajo.

Explica los beneficios

La alta dirección puede pensar que los programas de salud y bienestar son solo cosas superfluas y que simplemente sirven para “mover el agua”, iniciativas creativas de HR pero que, en realidad, aportan poco. Lo ven más, como algo que “está bien”, pero que no influye en los resultados comerciales. La clave para convencerles es precisamente demostrar cómo un programa de salud y bienestar puede encajar con una estrategia más a largo plazo y con una visión de futuro.

Debes poner en valor la relación que vincula el bienestar de la fuerza de trabajo y la productividad, es decir, empleados que funcionan bien, prestarán un mejor servicio al cliente o lo que es lo mismo personal contento-cliente satisfecho. Las estrategias de atracción y retención del talento también se verán afectadas muy positivamente con la introducción de este tipo de programas, porque si el empleado está a gusto, es muy posible que permanezca en la organización. Si el coste resulta ser un problema grave para llevar a la práctica este tipo de iniciativas, muestra, con cifras, cuánto representa el coste de la ausencia por enfermedad para el negocio y busca referencias, porque seguro que encuentras estudios o diferentes encuestas (externas) en las que te puedes apoyar para argumentar tu propuesta.

Describe el enfoque

Como decía, una de las mayores preocupaciones de la dirección tiene que ver con los presupuestos. Pero también con la cantidad de recursos (humanos) que se deberán implicar para que el proyecto tenga éxito. Es cierto. Invertir será necesario. Debes dejarlo claro. Sin embargo, no se trata de costes excesivamente elevados ni proyectos complicados en su ejecución. De hecho, hay muchas opciones GRATUITAS para resolver problemas relacionados con la salud física y emocional y que las empresas pueden aprovechar, así como establecer días o semanas concretos para la concienciación.

La clave es adoptar un enfoque único, identificar las necesidades reales de la plantilla y priorizar las actividades de mayor utilidad y aquellas que pensemos que pueden tener un mayor impacto. Comienza despacio, y después, quizá pilotando una iniciativa en un área de negocio donde la gente se presente más receptiva. Construye la evaluación del proceso desde el principio. Recopila información sobre la participación, por ejemplo, y pide ayuda para que la gente se implique con comentarios que permitan avanzar e implantar medidas más comprometidas (retención, compromiso, productividad…)

Si la dirección es capaz de visualizar el impacto en una etapa temprana del proyecto, será mucho más probable que se comprometan financieramente.

 

 

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reservar una Demo

Si desea ver una demo de la solución de RRHH SaaS, por favor, rellene este formulario.

Haremos un uso responsable de sus datos personales – por favor, lea atentamente nuestra Declaración de privacidad.