Stop Blue Monday: cómo se puede mantener el ánimo en el día más deprimente del año

No se puede negar que los lunes tienen ese punto, un poco molesto. No importa si el trabajo que haces te entusiasma o si tienes los recursos necesarios para sacarlo adelante sin estrés. Es inevitable levantarse muchas mañanas de lunes con la cabeza puesta en el próximo puente que nos permita dormir, desconectar, descansar, más allá del fin de semana.

El frío, los días cortos, el regreso de las vacaciones, lo que, tradicionalmente conocemos como la “cuesta de enero”, toda esa combinación hace que el día de hoy se conozca como “Blue Monday”. Y que lo asociemos con el día más triste del año.

Este concepto, acuñado por Cliff Arnall como un elemento de la neurociencia define muy bien el estado de ánimo de muchos empleados cuando regresan a sus puestos después de año nuevo. Si a esto le sumas, además, la situación excepcional que vivimos, restricciones de movilidad, confinamientos, escalada de positivos por COVID y la espera de la administración de la vacuna, es normal que todos estemos más susceptibles al agotamiento y al desánimo.

Entonces, con el bienestar y la productividad de los empleados en juego, ¿qué puede hacer RR.HH. para ayudarles en este este complicado momento?

Ponte al día con tus compañeros

Si bien las reuniones presenciales, como los desayunos o comidas de trabajo, o los afterwork no están permitidos en estos momentos, es importante no perder el contacto con el equipo. Dedicar algo de tiempo para ponerse al día en otros asuntos, quizá no relacionados directamente con el trabajo, elevará la moral de todos y le dará a la gente -muchos aún trabajando desde casa- la posibilidad de “disfrutar” de esos aspectos sociales vinculados al trabajo y que, por la situación actual, podrían estar perdiéndose.

Tener conversaciones informales, vía online, tampoco tiene que restringirse únicamente al propio equipo. Creo que fomentar las relaciones virtuales entre áreas y/o departamentos puede ayudar a fortalecer las relaciones en el ámbito laboral. Esto será aún más importante en un momento, como el actual, en el que unas personas trabajan separadas de otras.

Haz un recordatorio sobre las vacaciones

Asegúrate de que tu software de recursos humanos esté actualizado con los derechos de vacaciones de cada uno. Después comunícaselo a todo el mundo. Puede ser una forma sencilla y muy útil de contrarrestar los efectos del Blue Monday. Ya sabes, hacer que la mente piense en algo tan positivo como las vacaciones.  Si bien es cierto que la idea de estar en una playa soleada dentro de unos meses sigue siendo aún incierta, la capacidad de pensar en disfrutar de tiempo libre para cargar las pilas, incluso, aunque tengamos que estar en casa, puede ser justo lo que algunas personas necesitan para remontar.

Se optimista y utiliza términos positivos, siempre

Los managers deben proporcionar comentarios positivos durante todo el año, pero el comienzo del ejercicio es un momento crucial en el que los comentarios positivos son particularmente beneficiosos. Asegurarse de que tu gente se sienta valorada y apreciada puede cambiar completamente su actitud hacia el trabajo. Así que anima a los líderes a ser aún más positivos durante este período. Reforzar la forma en la que los roles de los empleados contribuyen a mejorar, incluso la imagen de la organización es otra forma sencilla pero efectiva de involucrar a las personas. Se sentirán importantes -porque lo son- y no pensarán que su contribución es poco relevante para la compañía.

Habla abiertamente sobre la salud mental

Sentirse un poco deprimido es normal, especialmente en un momento en el que todo lo que vemos a nuestro alrededor son noticias más negativas. La salud mental se ha convertido -con razón- en una prioridad para muchas empresas. Es importante que tomemos conciencia de ello, también durante los próximos meses del año.

Aprovecha el debate sobre el Blue Monday como una oportunidad para hablar abiertamente de salud mental con el equipo. También es un buen momento para reconsiderar las estrategias de la empresa en relación con los problemas de salud. Recopilar información o recursos que puedas compartir con los interesados o introducir principios de salud mental en los procesos de formación para directivos y managers, todo sirve para mejorar en este aspecto.

Por supuesto, estas cosas llevan tiempo y no se resolverán en un solo día. Pero Blue Monday puede actuar como un recordatorio para mantener la salud mental como una prioridad.

Consulte la web de la OMS donde podrás encontrar excelentes recursos sobre el tema.

organización benéfica de salud mental Mind para obtener excelentes recursos sobre el tema.

Se proactivo en la lucha contra el trastorno afectivo estacional (TAE)

Para algunos empleados, Blue Monday puede ser un indicio de un problema más grave. No sé si has oído hablar alguna vez del Trastorno Afectivo Estacional. Puede, incluso, que lo sufras sin ser consciente de ello. Algunos lo llaman “Winter blues” y es un tipo de depresión relacionado con los cambios de estación; empieza y termina, por lo general, en la misma época de cada año.

Está claro que tú no puedes alargar las horas de luz de los días de enero, pero puedes impulsar pequeños cambios que podrían marcar una gran diferencia para los empleados con este trastorno. Permitir ajustes laborales, ser más flexibilidad, por ejemplo, en el horario de entrada/salida o facilitar la disposición de tiempo libre durante este período, puede contribuir a mejorar el bienestar de los empleados. Será bueno para todos, pero, especialmente, para aquellos a los que los meses de invierno les afectan más.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter