¿Recursos Humanos tiene que ser más “valiente”?

ambiguityAl hablar de valor se me viene a la cabeza la típica imagen del bombero, convertido en héroe, tras rescatar a un niño de un edificio en llamas o el intrépido aventurero escalando las alturas de majestuosas montañas. Sin embargo, de acuerdo a una fascinante charla a la que acudí hace poco tiempo en Londres durante el CIPD Learning and Development Show una mente valiente es algo que todos podríamos adoptar provechosamente también en el trabajo.

Creo que muchas veces nos acomodamos y caemos en las redes de los hábitos y las rutinas del día a día. Y eso es algo que, sin darnos cuenta, nos atrapa y retiene nuestro crecimiento profesional. Si queremos dar un paso más en la mejora de nuestro rendimiento –y aportar elementos verdaderamente diferenciadores a la organización para la que trabajamos – hemos de conseguir poner en nuestro entorno laboral, un poco de valentía, de “agallas” o de ese “espíritu aventurero” que nos caracteriza en nuestro ámbito privado.

Hasta ahora siempre he creído que esa, es una cualidad que algunas personas tienen y otras, simplemente, no.  Sin embargo, empiezo a creer después de haber visto el resultado de algunos estudios recientes, que eso nos es del todo cierto. Algunas investigaciones sostienen que el hecho de creer que la inteligencia no es algo estático sino que puede crecer, ayuda a alcanzar más y mejores logros. Así, por ejemplo, la capacidad de cumplir con los objetivos y de seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles es, según la investigación de la psicóloga estadounidense, Angela Duckworth, un indicativo de éxito más determinante, incluso que la propia inteligencia  y, una cualidad además, que se puede desarrollar.

Recursos Humanos es un área difícil para trabajar. Sus profesionales están bajo presión para conseguir más con menos, para responder a los constantes cambios que se producen en el entorno laboral y para hacer frente a situaciones sumamente difíciles, relacionadas, con las personas en las que dejar la emoción al margen no resulta nada fácil.

Entonces, ¿qué puede hacer un profesional de recursos humanos para ser más valiente en su tarea y llevar su desempeño y el impacto de sus acciones a los niveles más altos? A ver qué te parecen estos apuntes:

No dejes que el desafío te paralice

El requerimiento del Comité de Dirección para establecer una nueva estrategia de compromiso de los empleados (la próxima semana) puede sacarte de tu zona de confort y te puedes quedar bloqueado, preocupándote por algo que no sabes y sobre lo que no puedes actuar. Da la bienvenida a los desafíos, recíbelos con los brazos abiertos y te sorprenderás de todo lo que puedes lograr.

Prepárate para cometer errores

No hay fracaso, sólo retroalimentación o eso dice el refrán. Nuestras mayores experiencias de aprendizaje proceden a menudo de nuestros errores, por lo que hay que cambiar la mentalidad y ver el fracaso como un “regalo” y como una oportunidad para desarrollar tus habilidades. El nuevo paquete de beneficios puede haber sido una “bomba” pero quizá se haya aprendido alguna lección importante sobre cómo comunicar estas decisiones para obtener, la próxima vez, una mejor aceptación por parte de los empleados

Empuja a través de los obstáculos

Es fácil sentirse frustrado y renunciar si las personas están constantemente poniendo objeciones y barreras en el camino de lo que estás intentando alcanzar. Pero obligarte a ti mismo a luchar cuando te sientes “desinflado”, te ayudará a crecer. Obtener el presupuesto acordado para invertir en un nuevo sistema de gestión de recursos humanos puede ser una dura batalla, pero si persistes en el empeño, es posible que consigas tu propósito y, además, te ayudará a estar mejor preparado para defender tu posición ante la dirección para otras cuestiones.

Mantén tus emociones a raya

No dejes que la ira o la frustración se queden con lo mejor de ti cuando tengas que lidiar, por ejemplo,  con un empleado particularmente obstinado o con algún directivo insolidario. Pensar en cómo pueden reaccionar tus interlocutores en circunstancias adversas y planear cómo mantener tus emociones bajo control, te ayudarán a mantener la situación en calma y a tratar el tema de una manera racional.

Confía en tus instintos

Si tu  corazón te dice que las decisiones de contratación en tu empresa no son correctas, no tengas miedo a decirlo. Cree en ti mismo y mantén el rumbo.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reservar una Demo

Si desea ver una demo de la solución de RRHH SaaS, por favor, rellene este formulario.

Haremos un uso responsable de sus datos personales – por favor, lea atentamente nuestra Declaración de privacidad.