¿Ganar la guerra por el talento? ¡Sí, se puede!

Hasta hace pocos años, los licenciados con mejores notas tenían como objetivo entrar a formar parte de la plantilla de las grandes empresas. Por su parte, las organizaciones aprovechaban la oportunidad de establecer asociaciones o acuerdos de colaboración con la Universidad y, establecer así, los contactos adecuados con jóvenes graduados desde muy temprano. De este modo se podían ofrecer salarios bastante significativos y oportunidades de carrera interesantes para ambas partes.

Pero, en la última década las preferencias de los jóvenes han cambiado: una investigación británica reciente analizó las intenciones profesionales de cerca de 9.000 recién graduados. Los resultados fueron concluyentes: el 37% estaban interesados en trabajar en una pyme, mientras que sólo el 29% estaba apuntando hacia una gran empresa.

Parece entonces, que los jóvenes que se incorporan al mercado laboral reconocen que no siempre la compañía más grande es ahora la que ofrece las mejores oportunidades de desarrollo y crecimiento profesional. Esto significa que hay un grupo importante de talentos interesados en unirse a una organización como la tuya.

Y, ¿qué puedes hacer tú para que tu empresa sea más atractiva y garantizar que los profesionales con talento decidan quedarse?

Dales responsabilidad

Una de las razones por las que los recién licenciados están fijando su interés en las compañías más pequeñas es porque tienen más oportunidades en estos contextos. Las jerarquías menos rígidas y una organización más ágil implican, a menudo, la posibilidad de alcanzar roles de responsabilidad más rápido, tener pronto un equipo al que gestionar y poder marcar una diferencia real.

Una empresa puede explotar estas oportunidades poniendo el foco en su ventaja para proporcionar oportunidades realmente interesantes que permitan a los candidatos desarrollar su carrera y trabajar la base de una gestión diaria. Esto les situará en una posición claramente ventajosa para aprender y crecer profesionalmente. Y eso, en sí, será atractivo frente a otras ofertas.

Por otro lado, es bastante común que en las grandes empresas se tenga poco contacto o acceso a las figuras de alto nivel, por lo que esto puede ser una ventaja adicional para que los recién licenciados se decanten por otra empresa más pequeña en la que el contacto con los directivos sea más fluido.

Prepara bien la oferta de empleo

Establece la barrera en el nivel correcto. Parece obvio, pero es esencial durante el proceso de selección apuntar al objetivo correcto. Por ejemplo, si buscas personas que trabajen con tecnologías innovadoras y poco conocidas, intenta ser muy específico acerca de las habilidades que necesitas, de lo contrario, recibirás muchas solicitudes, pero no serán adecuadas; además, los graduados altamente cualificados podrían pensar que el trabajo ofrecido no está a su nivel.

Por el contrario, si el trabajo que ofreces no requiere de una titulación superior, seguro que no deseas atraer a ese tipo de candidatos porque si finalmente incorporas a una persona con una titulación innecesaria para el desempeño de ese puesto en concreto, es muy probable que en poco tiempo descubra que ese trabajo no es suficiente para él/ella, y acabe marchándose a otro sitio.

Enfócate en los éxitos, más que en la experiencia. En realidad, esto es lo que puedes esperar de una persona que acaba de incorporarse al mercado laboral. Y, por lo tanto, es bueno que lo incluyas en el anuncio de empleo.  Cuando buscas a alguien recién licenciado la actitud y el enfoque importan mucho más que la experiencia. Seguramente, acabará de salir de la universidad y, sus experiencias profesionales no serán amplias.  Incluso, aunque haya trabajado en alguna empresa similar a la tuya es muy posible que lo haya hecho archivando documentos o reservando salas de reuniones, lo que no les hace ser los mejores candidatos. Sin embargo, los éxitos que haya conseguido durante sus años de estudio pueden ser igualmente significativos para mostrar su capacidad de compromiso y su voluntad de alcanzar los objetivos.

Intenta que la explicación del trabajo sea amigable. Usar la jerga comercial puede ser muy bueno en la oficina, pero los recién licenciados pueden no estar tan al tanto con su terminología, así que no llenes con ella la descripción de la oferta. Es probable que les hagas sentir poco cualificados o que dejen de entender correctamente el rol que buscas. Es una buena práctica dejar que uno de los miembros más jóvenes de la empresa compruebe las especificaciones del trabajo antes de que publiques la oferta.

Publica la oferta en los sitios correctos. Los jóvenes talentos son nativos digitales, por lo que tiene sentido aprovechar el poder de Internet y las redes sociales para atraer a los mejores candidatos. Esto no tiene por qué ser laborioso o prohibitivo. Los sistemas de recursos humanos modernos y rentables, como Cezanne HR, incluyen módulos de selección que puede publicar automáticamente las vacantes en bolsas de trabajo gratuitas y permite compartir vacantes a través de su página corporativa de LinkedIn, de Twitter o por correo electrónico.

Proporciona los extras adecuados

Como hemos dicho antes, es posible que el tipo de contrato o incluso el salario que le pueda ofrecer una empresa pequeña o mediana, probablemente no pueda competir con los de una gran multinacional, pero se pueden generar otro tipo de recompensas para hacerlo atractivo. Los Millenials y la generación Z valoran mucho la cultura corporativa, la flexibilidad laboral y las bonificaciones, a menudo, prefiriendo estos extras incluso, a grandes salarios. Ya sea adaptar una la sala de relajación de la oficina, organizar un cóctel de negocios u ofrecer un seguro de salud (y estos son solo ejemplos) pueden ser algunas opciones interesantes. En todo caso, hay que repensar la cultura corporativa para atraer a las nuevas generaciones.

Invierte en formación

La perspectiva de una empresa que ofrece a sus empleados diversas oportunidades de capacitación atraerá a los recién licenciados; no estarían donde están si no estuvieran interesados ​​en mejorar sus habilidades. Darles la oportunidad de aprender y poner en práctica lo aprendido es un buen recurso. Luego, será más fácil convencerles de que se queden,

Con demasiada frecuencia, la formación se considera una actividad excesivamente costosa, lo que hace que muchas pequeñas y medianas empresas dejen de implementarla. Sin embargo, alentar a los jóvenes que acaban de incorporarse a la empresa a asistir a conferencias, establecer dinámicas de mentoring o dedicar un día cada mes al intercambio de conocimientos entre los miembros del equipo puede ser una forma efectiva de aumentar las habilidades individuales y también de mantener a los empleados felices y motivados.

Naturalmente, la capacitación también beneficia a la empresa: si comparas los resultados de las evaluaciones de desempeño entre un año y otro y descubres que no ha cambiado nada y que no se han producido las mejoras esperadas, está claro que las actividades de formación son esenciales. Por otra parte, si en algún momento se produce una baja, será más fácil, si has implementado los procesos de formación adecuados, identificar dónde puedes acudir para encontrar el candidato adecuado para ocupar la vacante.

Cumple las promesas

Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. Recuerda que los nativos digitales viven muy vinculados a las redes sociales y que se necesita solo un momento para compartir las experiencias negativas -un acuerdo no respetado, una promesa incumplida, …-  con sus contactos “virtuales” lo que puede perfectamente afectar a la disposición de otros jóvenes talentos para trabajar en tu empresa.

También te puede interesar...

Reservar una Demo

Si desea ver una demo de la solución de RRHH SaaS, por favor, rellene este formulario.

Haremos un uso responsable de sus datos personales – por favor, lea atentamente nuestra Declaración de privacidad.

Haremos un uso responsable de sus datos personales – por favor, lea atentamente nuestra Declaración de privacidad.