Cinco razones por las que los managers deben ser un poco menos managers en Navidad

Las semanas previas a la Navidad son, sin duda, semanas desafiantes. Los empleados pueden sentirse un poco desconectados e, incluso, impacientes por la llegada de la Navidad. Esto hace que, quizá, levanten el pie del acelerador.

Si estás bajo la presión de mantener alta la productividad, seguro que resultará difícil no enfadarse cuando parece que las personas no están tan alertas, como debieran. O cuando ves que pasan demasiado tiempo desconectados de sus equipos. O cuando tienes la ligera sospecha de que emplean su tiempo de trabajo en hacer las compras navideñas en Amazon.

sombrero de navidad personal

Te entiendo. Pero, por extraño que parezca, fomentar un poco de diversión y frivolidad durante la época navideña puede ayudar a desarrollar el espíritu de equipo que todos buscamos. Y, al mismo tiempo, también garantiza que el trabajo importante se realice sin problema.

Aquí hay cinco razones por las que los managers deben quitarse el traje de manager y difundir un poco de buena onda en el período anterior a la temporada festiva:

1. Ayuda a los equipos a relacionarse

El amigo invisible, los aperitivos navideños o decorar la oficina con muérdago y luces de colores pueden ser recuerdos de la Navidad pasada ahora que muchos estamos trabajando desde casa. Las medidas de seguridad y distanciamiento social en la oficina de seguridad también a que esos detalles sean solo un recuerdo de años pasados. Pero, los concursos, las películas o las cenas familiares con temática navideña se están convirtiendo en los principales temas de conversación entre los equipos, justo en este período anterior a las fiestas.

Si bien el chat de Navidad puede parecer trivial cuando se acercan las fechas, son estas conversaciones divertidas y tontas las que realmente ayudan a la gente a conocerse mejor y las que nos animan a unirnos más. Si el ambiente es alegre, es más probable que los empleados ayuden a sus colegas y es mucho menos probable que se enfaden entre ellos cuando hay presión.

2. Hace que las personas se sientan apreciadas

A veces son las pequeñas cosas las que hacen que la gente se sienta apreciada: planificar una fiesta virtual cuando una reunión cara a cara no es posible, enviar una tarjeta con un mensaje de agradecimiento, etc. Los pequeños gestos también sirven para mostrar a la gente que apreciamos sus esfuerzos en una época tan complicada del año. Son detalles que cuestan muy poco pero que pueden ser muy útiles.

3. Mejora la productividad

Si las personas sienten que no se les «permite» disfrutar de las festividades, es posible que se vuelvan resentidos y no cooperen. Dado que muchos ya encuentran más difícil hacer malabares con las responsabilidades personales y laborales debido a la pandemia, ser inflexibles solo puede ser contraproducente.

Si dejas clara tu flexibilidad siempre que los empleados también lo sean (ajustando su horario de trabajo, si es necesario, para hacer que los proyectos importantes se terminen a tiempo), todo será más fácil. Habla con tus equipos para ver quién puede trabajar y cuándo, y si es posible, pídeles que actualicen sus horarios en el software de software de recursos humanos . Esto evitará cualquier confusión o falta de comunicación entre los miembros del equipo, y otros departamentos también sabrán quién está disponible para contactar y cuándo.

4. Genera compromiso

El compromiso de los empleados es de por vida, no solo para Navidad, pero permitir que las personas se suelten el pelo durante la temporada festiva te hará ganar puntos para el próximo año. Crea una «atmósfera agradable y cálida» en Navidad y la gente lo recordará la próxima vez que necesites que hagan todo lo posible. “La gente olvidará lo que dijiste o lo que hiciste. Pero nunca olvidará cómo les hiciste sentir».

5. Demuestra que eres humano

Como manager, a veces vale la pena bajar la guardia y mostrar que eres humano. Asegúrate de organizar algún tipo de celebración para el equipo; no tiene por qué ser una actividad costosa o que requiera mucho tiempo. Ni siquiera tiene que ser presencial.

Piensa detenidamente en el formato y el horario para que todos puedan participar. La hora del almuerzo suele funcionar mejor que la noche, por lo que las personas no necesariamente tienen que sacrificar su tiempo personal. Por encima de todo, no seas ‘farsante’ con todo esto: únete a las celebraciones y aprovecha la oportunidad para consolidar las relaciones con tu equipo.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter