Cinco maneras de alcanzar el éxito en 2021

La combinación de la tristeza que provoca el final de las vacaciones y los grandes desafíos que genera el COVID-19 puede hacer que la vuelta al trabajo sea extremadamente difícil para algunos. Eso, sin mencionar el frío, la oscuridad, la lentitud y la pérdida de memoria recurrente que “sufrimos” siempre que nos alejamos del entorno laboral. Es algo, que superamos todos los años, claro, pero que hace que el arranque del año sea un poco más complejo.

Lo sabemos. Puede que no se den las mejores circunstancias para arrancar. Pero, es hora de volver a la pista y pisar el acelerador para afrontar los retos que nos traerá este 2021 tan incierto como desafiante.

new year success plan

Entonces, ¿cuáles son las acciones clave que ayudarán a los profesionales de recursos humanos a sentar las bases para un 2021 exitoso?

1. Empezar de nuevo

Sabemos que el 2020 ha estado lleno de tribulaciones, frustraciones e ira. Tuviste que hacer varios cambios para hacer que la organización cumpliera con las normativas y regulaciones que iban cambiando sobre la marcha, para ayudar a la gente a adaptarse a los diferentes modelos y situaciones de trabajo, para identificar y abordar las urgencias de carácter social -diversidad, inclusión, etc.- y, por supuesto, mantener el espíritu positivo y salvaguardar la salud física, emocional y económica de todos los equipos.

Puede que pienses que podrías haberlo hecho mejor o que cometiste algunos errores, pero, creo que, en estos momentos, es más importante que nunca, reconocer las dificultades a las que te enfrentaste y enorgullecerte de los logros conseguidos. El año nuevo es un buen momento para dejar todo lo malo atrás y seguir adelante. Para abordar los desafíos actuales que se avecinan aprovecha las lecciones que has aprendido de las experiencias que has vivido el año pasado y comienza este ejercicio con una nueva perspectiva.

2. Revisar la estrategia

Durante la primera semana, es posible que tu bandeja de entrada esté desbordada. Antes de que te des cuenta, estarás inmerso en reuniones y batallando para mantener al día tus emails, las llamadas telefónicas, etc. Pero, antes de que las minucias del día a día te atrapen, párate un minuto. Tómate un tiempo para revisar tus estrategias de RRHH y asegurarte de que aún sean adecuadas para el propósito para el que se diseñaron. Puede que el año pasado tuvieras que hacer cambios para adaptarte a una situación cambiante. Consulta con tu equipo de administración para asegurarte de que todas las prioridades siguen alineadas. Haz preguntas directas. Por ejemplo:

  • ¿Se plantean nuevas iniciativas que afectarán a la fuerza laboral durante los próximos 6-12-18 meses?
  • ¿Cómo debemos prepararnos en caso de que se produzca un nuevo aislamiento prolongado?
  • ¿Qué habilidades vamos a necesitar adquirir o desarrollar?
  • ¿Se han identificado a los jugadores clave de cada equipo?
  • ¿Alguno de ellos está en riesgo? Y, de ser así, ¿tenemos los planes de sucesión adecuados?

Recuerda a los managers sus obligaciones. Concéntrate en lo que es realmente importante para todo el negocio y no te dejes “secuestrar” por las agendas de otras personas.

3. Revitalizarse a uno mismo y al equipo

Utiliza la primera semana de vuelta al trabajo para anotar algunas de las cosas que realmente te gustaría que sucedieran en 2021, y por qué marcarían la diferencia para toda la organización. Un nuevo software de recursos humanos, por ejemplo, podría reducir el tiempo que se dedica todos los días a las tareas administrativas de recursos humanos y, a la vez, proporcionar un mayor conocimiento a los managers. Con una visión clara sobre lo que se puede conseguir será más fácil mantener alta la motivación y compartir el entusiasmo con el resto del equipo.

No olvides que la primera semana de vuelta al trabajo también puede ser un desafío para tus compañeros. Si tienes que esforzarte para retomar el trabajo, es probable que otros también estén luchando por recuperar su energía y entusiasmo. Si tienes un equipo sería una buena idea organizar una reunión lo antes posible para revisar las prioridades, establecer nuevas metas y objetivos y asegurarte de que todos tengan la información y los recursos que necesitan para hacer el trabajo correctamente. Incluso si no tienes un proceso formal de gestión del desempeño, hablar uno a uno con los subordinados directos puede ser útil en esta época del año. Es una buena oportunidad para conversar sobre las aspiraciones, planificar cualquier desarrollo que pueda ser necesario y asegurarse de que todos tengan claras las expectativas.

4. Salir a la primera línea

Cuando estás bajo presión con un flujo interminable de demandas de la empresa, es fácil perder de vista lo que está sucediendo en la primera línea. Tómate un tiempo en enero para comunicarte y hablar con personas de todas las áreas de la organización. Si entiendes realmente los desafíos que enfrentan los managers, podrás ayudarles a gestionarlos mejor y a dirigir a sus equipos de manera más efectiva. Si sabes lo que piensan y sienten los empleados, podrás eliminar de raíz los problemas y estarás en una posición más ventajosa para diseñar estrategias que mejoren la motivación y el compromiso.

5. Desarrollar un enfoque externo más amplio

Cuando el COVID-19 protagoniza la mayoría de las conversaciones puede parecer difícil, pero es más importante de lo que crees, encontrar tiempo para ver qué otras cosas más están sucediendo en el mundo. Debes estar al tanto sobre las tendencias en el sector en el que opera tu organización y conocer también el entorno corporativo para ayudar mejor a tu empresa, incluso para planificar con anticipación el negocio. Participa activamente en las redes de profesionales de RRHH y en las de grupos de negocio similares que te permitirán comparar y aprender.

Con organizaciones y líderes de opinión que organizan cursos y eventos online, es más fácil que nunca estar al tanto de las últimas tendencias, ideas o innovaciones. Si puedes, vale la pena también, participar en seminarios web o escuchar podcast que no tengan que ver, al menos directamente, con los recursos humanos. Te sorprenderá lo que puedes aprender de otros entornos y especialidades y de lo transferibles que pueden llegar a ser algunos conceptos.

 

Suscríbete a nuestra newsletter