El papel de los recursos humanos en la empresa para gestionar conflictos

El mundo ha pasado por muchos cambios desde el comienzo de la pandemia. Y es inevitable que cada uno tenga su propia opinión sobre la manera de gestionar las cosas. También en el entorno de los recursos humanos en la empresa hay quienes piensan que se hizo todo lo que se pudo. Y quienes opinan que las cosas podrían haberse hecho de otra manera. La discusión continua un año después en temas recurrentes como:

  • Hay que ponerse la vacuna contra la Covid-19 cuanto antes o no
  • Quiénes deben volver al trabajo presencial, cómo, cuándo y en qué condiciones
  • Es importante revisar la viabilidad y la ética de los viajes de negocio y de las vacaciones al extranjero.

recursos-humanos-en-la-empresa

Estos asuntos, son solo algunos ejemplos de temas que pueden derivar en conversaciones delicadas entre compañeros. Diferentes puntos de vista sobre temas “sensibles” que se suman ahora a las discusiones habituales en el entorno laboral. Ya sabes, opiniones diferentes sobre cómo abordar un proyecto. O, enfoques distintos para poner en marcha cualquier iniciativa.

Mediar en la discusión para minimizar el conflicto

Las diferencias de opinión pueden convertirse fácilmente en un conflicto abierto entre compañeros. Da igual la jerarquía de los implicados. Podemos encontrar división de opiniones y conflicto entre pares o entre empleados y managers. En todo caso, el papel de los recursos humanos en la empresa es mediar. Buscar puntos de acuerdo e impulsar la colaboración, evitando el enfrentamiento. Los puntos de vista diferentes deben sumar. Y la tarea de los recursos humanos en la empresa es, precisamente, eso. Hacer que las opiniones divergentes encuentren un punto de convergencia que ayuden a mejorar.

Sin embargo, todos sabemos que la diferencia de criterios o de opinión puede convertirse en un conflicto. Los recursos humanos en la empresa asumen la responsabilidad de intervenir para lidiar con el conflicto. Bueno, mejor dicho, primero para evitar que se produzca el conflicto. Y, después, sí, para neutralizar sus posibles efectos adversos. En este sentido, su intervención será clave para detener la escalada de desacuerdos antes de que la discusión desemboque en algo irreparable.

Ayuda a los empleados a reducir los conflictos

Las discusiones positivas pueden ser muy buenas para el negocio. Ayudan a generar nuevas ideas. Y, también, permiten encontrar nuevos enfoques para abordar el trabajo de siempre. Pero, es importante que los recursos humanos en la empresa ayuden a empleados y managers a manejar de manera constructiva estas discusiones. Especialmente, cuando estas van subiendo de todo y abren la puerta al conflicto.

En este sentido, los recursos humanos en la empresa podrían sugerir cursos sobre el manejo de tales situaciones. Recomendar podcasts, libros o cualquier otro recurso que consideren relevante. La idea es dotar a su fuerza laboral de las herramientas necesarias para cortar de raíz los conflictos. Esto evitará muchos dolores de cabeza a todos los involucrados.

Evita discusiones innecesarias

Otra forma en que los recursos humanos en la empresa pueden ayudar a reducir los conflictos es dejar muy claros los valores corporativos. Y la posición del equipo de liderazgo en cuestiones clave.

Los principios esenciales deben publicarse en un lugar de fácil acceso para todos los empleados. Y hay que reforzarlos y actualizarlos periódicamente para que estén siempre presentes. También, en la medida de lo posible, tanto los líderes corporativos como los responsables de RRHH deberán dar su opinión a la dirección sobre cuestiones relevantes. Esas que afectan a la fuerza laboral. Por ejemplo, qué piensan sobre la vuelta al trabajo presencial o qué opinan sobre impulsar políticas de teletrabajo.

A veces surge la duda sobre si comunicar a la gente algunas cuestiones sobre las que se está debatiendo. Más aún, si se hace antes de tomar una decisión definitiva. Pero, quizá explicar a la gente que se está considerando algo que les afectará directamente, puede reducir el conflicto. Incluso, el mismo hecho de debatir sobre determinadas cuestiones hará que los ánimos estén más calmados. Y evitará que las personas que están por debajo en la cadena de decisiones generen malos rollos por no estar de acuerdo en cuestiones que realmente no les conciernen.

Por otro lado, una vez que se ha tomado la decisión, si un empleado no está conforme deberá poder decirlo. Eso sí, a través de los canales adecuados. De esta manera se evitarán las discusiones acaloradas entre empleados y managers sobre una decisión tomada por la empresa.

Formación y tecnología para de los recursos humanos en la empresa

Puedes hacer todo lo posible para ayudar al personal a gestionar sus desacuerdos por sí mismos. Incluso, para evitar las discusiones al comunicar los valores y la posición de la empresa sobre determinados asuntos. Sin embargo, es probable que, aún así, los recursos humanos en la empresa tengan que intervenir en la resolución de los conflictos más graves.

Por eso, los profesionales de RRHH deben tener un amplio conocimiento de la gestión de conflictos. En realidad, saber cómo enfrentar conversaciones difíciles, es importante para todos. Pero, para los recursos humanos en la empresa, es más importante todavía. Cualquier recomendación formativa o de referencia para la empresa, debe hacerse primero, propia en el entorno de los RRHH. Deberán aprender lo más posible sobre el tema. Y, a su vez, tratar de aprender también de los demás. Es decir, comprender, por ejemplo, qué ha hecho que la relación entre compañeros funcione en otros casos. Y compartir sus experiencias.

Obviamente, las habilidades de gestión de conflictos deben combinarse con la tecnología adecuada. Por ejemplo, un software de recursos humanos que incluya un módulo de gestión del desempeño como Cezanne HR permitirá registrar las conversaciones entre empleados y sus managers. De forma que, si RRHH tiene que intervenir en un conflicto, será mucho más fácil entender la raíz del problema si hay un historial de discusiones sobre el tema.

Disponer de una solución para controlar y gestionar el desempeño también puede ayudar a RRHH a convencer a los managers para que tengan reuniones/entrevistas periódicas con sus equipos.  De esta manera será más fácil que todos expresen sus preocupaciones antes de que estas inquietudes se conviertan en conflictos.

Otras formas en que un software de recursos humanos puede ayudar

Estas son solo algunas formas que se me ocurren en las que un software de RRHH puede ayudar a resolver, incluso, a evitar los conflictos. Pero hay muchas más. Por ejemplo, con una solución que facilite el registro de la jornada laboral. Esta sería una manera de evitar ambigüedades y suspicacias sobre cuándo ha comenzado alguien su jornada de trabajo. Y cuándo la ha dado por terminada.

Por otro lado, los aplicativos de Onboarding también pueden ayudar a concretar las expectativas de los nuevos empleados. Y, de esta manera, evitar malentendidos durante su incorporación. Es decir, evitar el GAP entre las expectativas y la realidad.  O, un software de gestión de ausencias ayuda a que los procesos de gestión de vacaciones, por ejemplo, sean más justos para todos. O que no se produzcan patrones de ausencias en determinados períodos o, incluso, roles o departamentos que aumenten la carga de trabajo sobre determinadas personas o áreas.

En definitiva, el papel de los recursos humanos en la empresa es estratégico. Pero, quizá su intervención para evitar conflictos o para mediar entre las partes, sea quizá una de las tareas que más valor aporta. En Cezanne HR podemos ayudarte con el software más potente y funcional del mercado. ¿Quieres probarlo gratis?

 

Suscríbete a nuestra newsletter