Cinco maneras de motivar a tu equipo remoto

La motivación es la fuerza detrás de la energía, el entusiasmo y el nivel de compromiso que tus empleados aportan al trabajo. Es lo que les levanta y prepara por la mañana para afrontar las tareas del día.

Covid-19 ha hecho que muchas organizaciones hayan tenido que adoptar nuevas políticas corporativas para aplicar el teletrabajo a toda velocidad. Y eso hace que muchos equipos que presentaban altos niveles de rendimiento y estaban motivados y satisfechos, ahora se encuentren menos motivados que cuando iban a la oficina.

No es extraño que los niveles de motivación vayan fluctuando, pero la pandemia actual tiene la capacidad de afectar incluso a los trabajadores más comprometidos y enérgicos. Es lógico porque hablamos de una situación que nos afecta al trabajo, pero también a nuestra vida privada. Además, el Covid-19 está impactando sobre todos los miembros del equipo a la vez, por lo que el equilibrio general de la fuerza laboral corre el riesgo de inclinarse hacia la desmotivación generalizada.

push productivity motivation remote working

En los momentos que tienen el potencial de impactar sobre la motivación de todo el grupo, es importante que los responsables de recursos humanos y los jefes de equipo aborden los problemas de motivación antes de que se vuelvan demasiado debilitantes y que sus equipos “entren en bucle”.

Aquí hay cinco cosas que puedes hacer para aumentar la energía de tu equipo remoto:

1. Celebra las victorias

No hay nada como el reconocimiento de un trabajo bien hecho para elevar la moral de las personas. Si los equipos sienten que están trabajando duro, pero nadie se ha dado cuenta, pronto se desmoralizarán. Pero celebrar y compartir por qué los logros del equipo son importantes para los objetivos de la empresa muestra que se ve y se aprecia el trabajo duro.

Comparte y alaba cuanto antes y, con frecuencia, los éxitos de tu equipo (en las reuniones, en el boletín interno de la compañía, en su portal de Recursos Humanos) y asegúrate de que obtienen crédito por sus esfuerzos y experiencia.

2. Proporciona un espacio para que el equipo comparta ideas

Pedir a alguien que complete tareas en las que la solución se prescribe al pie de la letra o se le condiciona estrictamente su actuación dentro de los límites de un rol concreto para abordar problemas, sin espacio para la creatividad, puede ser síntoma de que practicas una peligrosa microgestión con resultados extremadamente desmotivadores para los empleados. Al trabajar de forma remota, puede haber una mayor tendencia de los managers a esa microgestión debido a la forma en que se comunican al delegar tareas, o al temor de que los empleados tengan un rendimiento inferior cuando no estén a la vista.

Cuando las tareas se vuelven inconscientes, los empleados pueden aburrirse rápidamente y desconectarse. Para mantener el trabajo colaborativo, creativo y agradable, y para desalentar la microgestión, RR.HH. podría promover el uso de herramientas online de gestión de proyectos. Esto puede mejorar el proceso de información entre managers y empleados, y permitir a las personas colaborar, satisfacer su curiosidad y desarrollar la creatividad a través del trabajo en equipo.

3. Ayuda a tu equipo a proteger su tiempo

Uno de los desafíos que enfrentan los trabajadores remotos es la capacidad de separar su trabajo de sus vidas privadas cuando ambos suceden en el hogar. Sin oficina a la que ir, ni viajes diarios, es muy fácil simplemente levantarse de la cama y dirigirse directamente al ordenador. Y con fácil acceso a los correos electrónicos del trabajo a través de dispositivos personales, sin importar la hora y el lugar, muchas personas caen inadvertidamente en la trampa de la cultura laboral ‘siempre activa’. Desarrollar tales hábitos es perjudicial, no solo para la salud de los empleados, sino también para sus niveles de motivación y energía.

Es muy habitual, y, en muchos casos, se considera hasta normal, que se sigan enviando correos electrónicos relacionados con el trabajo o recibiendo llamadas fuera del horario laboral. Este hábito es altamente perjudicial para el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, lo que lleva a problemas tales como niveles elevados de estrés y agotamiento. Y cuando un empleado está en riesgo o sufre agotamiento, es difícil mantenerse motivado o entusiasmado en el trabajo. Al establecer una guía sobre el control horario y animar activamente al equipo a cortar las comunicaciones laborales (a menos que sea extremadamente necesario) fuera del horario de oficina, los empleados pueden tomarse el tiempo para desconectar, cargar las pilas y volver, al día siguiente, con mucha más energía.

4. Invierte en tu equipo

En la última encuesta que realizamos en Cezanne HR descubrimos que una de las tres cosas que consideran prioritarias los empleados para mejorar su rendimiento en el trabajo tiene que ver con las oportunidades de formación que les ofrece la organización. Una razón común por la que los equipos podrían ‘darse por vencidos” o “tirar la toalla” es la falta de habilidades o recursos adecuados para el desempeño de su trabajo, esencialmente si sienten que continuamente chocan contra la misma pared por no estar debidamente equipados o capacitados. En ese sentido, será aún más fácil darse por vencido si además se trabaja desde casa y se percibe la falta del apoyo necesario.

Las empresas deben abordar este problema de frente, preguntando a sus colaboradores si sienten que tienen lo que necesitan para hacer bien su trabajo y, por supuesto, adoptando las medidas necesarias para cubrir cualquier vacío. En estos momentos, encontramos muchas oportunidades de aprendizaje ya que disponemos de multitud de recursos de formación online y gratuitos.

Alentar al personal a participar en el aprendizaje mientras trabaja desde casa es motivador, ya que demuestra que el negocio todavía está invirtiendo en su desarrollo. También proporciona a las personas un descanso de su lista de tareas diarias y, con suerte, reaviva su entusiasmo en su papel.

5. Reconoce que el ajuste puede llevar tiempo y que puede haber caídas

Incluso si has hecho todo lo posible para motivar a tu equipo en estos tiempos difíciles, algunas personas pueden tardar más que otras en adaptarse. Son muchos los factores que podrían estar afectando su rendimiento y/o su motivación, incluso, esos condicionantes podrían estar más allá de los temas estrictamente laborales.

Es importante que tu equipo sea consciente de que están apoyados y que pueden recurrir a ti para que les guíes. Mantén la comunicación abierta y dale tiempo a la gente. Si sientes que alguien está realmente desmotivado, debes intervenir y preguntar qué puedes hacer para ayudar. Es posible que tengas que reconsiderar las tareas en las que está trabajando, o ayudarle con su carga de trabajo habitual.

Los empleados motivados suelen ser emprendedores y, seguramente tomarán la iniciativa para hacer las cosas, haciendo que todos los implicados salgan ganando. Comprender, de verdad, lo que hace que la gente siga adelante y proporcionar apoyo cuando sea necesario, ayudará a tu equipo a permanecer con energía suficiente,  independientemente de su lugar de trabajo.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Haremos un uso responsable de tus datos personales – por favor, lee atentamente nuestra Declaración de privacidad.